Podemos sentirnos desamparados y sin esperanza cuando experimentamos un abuso crónico o repetidos obstáculos. Puede que te sientas atrapado en la pobreza o en una relación infeliz. Puedes o estar lidiando con tu propia dependencia o la de otra persona que se siente impotente para cambiar. Puedes estar experimentando una condición de salud dolorosa o repetidos fracasos escolares, de conexión o laborales.

Tenga en cuenta

It’s easy to feel grief when you think there is no exit from persistent pain and unhappiness. Frequently, there are alternatives and measures we can take to change our situation and relieve pain, but using a hopeless outlook and”learned ,” we do not seek or accept help and can sink into melancholy. Learned helplessness was a term coined by Martin Seligman from the 60s to describe a mindset in which you don’t attempt to escape a negative situation because previously you heard that you’re helpless.

En el experimento de Seligman, hizo sonar una campana y luego le dio a un perro una leve descarga para que esperara una descarga después de oír la campana. Descubrió que, al cabo de un tiempo, al oír la campana, los perros respondían con miedo como si hubieran recibido una descarga, aunque no lo hubieran hecho. El comportamiento humano es similar. Por ejemplo, si te han mentido o traicionado, te vuelves desconfiado. Puedes imaginar que te están engañando en una nueva relación cuando no es así.

Tenga en cuenta

A continuación, puede reaccionar con sus ideas, enfadarse y acusar falsamente a su nueva pareja o, tal vez, romper. Pensamos que esto es proyectar nuestra experiencia anterior en los demás y en las condiciones actuales. Seligman fue más allá y colocó a estos perros en una jaula que estaba dividida para que el choque sólo afectara a un lado. Los perros podían saltar fácilmente una valla en el otro lado y evitar las descargas. Sin embargo, ¡los perros no lo hicieron! En lugar de ello, se rindieron y se pusieron en el suelo. A continuación, aplicó descargas a diferentes perros en una jaula dividida que no habían sido condicionados previamente con todas las descargas y la campana.

These dogs immediately jumped to the other side of the fence to prevent the shock. This proved that the conditioned pair of dogs had learned to be helpless. Another instance of this is the practice of chaining young elephants into a post. As adults, they do not run away when the chains are eliminated. How we interpret events matters. People attribute causation to external and internal elements. Research shows that people who always make international internal attributions to adverse events, meaning they blame themselves no matter the situation develop learned helplessness. When they believe they are always the issue, they lack the to improve, to try again, or try new things.

This negative self-talk reflects internalized shame and perpetuates it. They discovered that we perform better by simply thinking we have control over damaging stimuli, even if we do not exercise it. Power imbalances typify abusive relationships. Abusers seek power and blame their on other folks. They undermine their spouses’ self-esteem with psychological abuse, like belittling, withholding, and covert manipulation. When confronted, they frequently escalate or endanger greater abuse or become violent.

Autoestima

El debilitamiento de la autoestima y el abuso persistente crean indefensión aprendida en los afectados, que con el tiempo adaptan al abusador con evasión y conformidad para minimizar el mal uso y sentirse protegidos. Cuando al principio pueden haberse enfadado y protestado, finalmente se dan cuenta de que esta estrategia suele ser contraproducente. Adormecen sus sentimientos, se estresan y/o deprimen, y pueden desarrollar síntomas físicos. A medida que la vergüenza y el miedo aumentan, no creen que puedan salir y se convierten en una cáscara de su antiguo yo. Esta rutina se ve exacerbada por el refuerzo ocasional en el que el alojamiento se convierte en un patrón de comportamiento adictivo.

Muchos codependientes desarrollan la indefensión aprendida en la infancia. Cuando somos niños pequeños, la supervivencia está determinada por nuestros padres, no sólo físicamente, sino también emocionalmente. Enseguida aprendemos estrategias para mantenernos a salvo y minimizar el disgusto de nuestros padres. Cuando un padre es negligente, emocionalmente ausente, crítico, controlador o abusivo, no sólo nos sentimos inseguros y creamos sentimientos de inadecuación y vergüenza, sino que nos sentimos impotentes para ser escuchados y causar un impacto. Una madre o un padre narcisista, algunos otros padres o adolescentes con enfermedades mentales desestiman, avergüenzan o restringen a sus hijos, enviando el mensaje de que sus sentimientos, necesidades y deseos son insignificantes.

La ira, la angustia o la manifestación de los niños también pueden ser avergonzadas o castigadas. Se sienten impotentes, interiorizan su lástima y su rabia, y con frecuencia recurren a las drogas o a comportamientos adictivos. Algunos niños se rebelan, pero eso puede dar lugar a más medidas represivas. Desarrollan una impotencia aprendida y atribuciones internas negativas que les acompañan hasta la edad adulta. A veces, experimentan la libertad al final de la adolescencia y al principio de la edad adulta, pero pueden casarse con alguien que reproduzca su doloroso juego familiar.

Nota final

Al poco tiempo, vuelve su indefensión aprendida. Esto también puede ocurrir cuando un hermano más potente abusa o se burla de otro más pobre. Recuerdo que mi hermano mayor me hacía cosquillas hasta que me quedaba sin aliento y lloraba. Esto estableció la creencia de que estaba indefenso y no me defendí cuando pude. La indefensión aprendida produce un bucle de retroalimentación negativa que se refuerza a sí mismo y que puede dañar nuestra salud, nuestra satisfacción laboral y nuestras relaciones. Puede provocar hábitos poco saludables en los que fallamos en nuestra nutrición y en el ejercicio regular. Puede que no encontremos la atención médica y dental adecuada, que no busquemos ayuda para la adicción o que no manejemos nuestras finanzas.

Learned helplessness may affect people stuck in poverty or who experience unremitting prejudice. Beliefs can be passed down through generations, creating a cycle of passivity and poverty. Students who do not perform well in college attribute failure for their own inadequacy. Their optimism and self-esteem suffer. They do not think they could do better and hope to fail. They stop trying and often drop out. Similarly learned helplessness and related shame restrain us from progressing professionally and raising our earning potential. It results in depression and ill-health. In reality, research indicates that a pessimistic outlook can negatively affect inflammation, our immune systems, and risk .

Lo fantástico es que esta condición no es una sentencia de por vida. La baja autoestima se aprende y la autoestima sana también. Nuestro cerebro es maleable, pero requiere un tratamiento para combatir las atribuciones internas negativas y las distorsiones cognitivas. El cambio requiere un tratamiento que aborde nuestra forma de pensar y nuestras creencias. El tratamiento cognitivo-conductual consigue superar la vergüenza y cambiar nuestra mente y actitudes. El terapeuta también nos apoya para que nos arriesguemos a realizar nuevas actividades que cambien nuestras ideas preconcebidas negativas. A medida que nuestra autoestima y confianza aumentan, nos empoderamos -autoestima en acciones-. La energía acumulada se libera. Creamos un bucle de retroalimentación positiva, en el que anticipamos resultados positivos y los experimentamos. Cuando no lo hacemos, nos abstenemos de avergonzarnos. Creemos en las atribuciones externas y cambiamos lo que podemos.